El Moderno - Informador Fotográfico

Kodak, el ocaso de un gigante

Hubo una época en que el mundo amateur y el mundo profesional de la fotografía se tocaban en una palabra breve y concisa, en un color amarillo: Kodak.

Fue sinónimo de masividad en productos fotográficos y no hubo un rincón del planeta donde alguien que oprimiera un disparador no hubiera pasado por la experiencia Kodak.

Desde aquel cajoncito humilde que ni siquiera se parecía a una cámara de fotos, y el slogan “Usted aprieta el botón, nosotros hacemos el resto” hasta las ultimas y confiables emulsiones profesionales, Kodak supo diversificar la oferta de productos hasta hacerla penetrar en todos los recovecos de la afición y la profesión fotográfica.

Pero la ágil cintura comercial de la firma de Rochester no supo acomodarse al tsunami de la tecnología digital. Tras un incipiente intento de desarrollar equipos profesionales al inicio de la era del byte, basándose en un cuerpo de Nikon F5, la idea no prendió y mientras sus competidores avanzaban desarollando modelos con tecnología propia, Kodak fue retirándose poco a poco del negocio digital achicando paulatinamente su esfera y manteniendo solo la producción de cámaras digitales de pequeño porte.

Hoy la noticia nos llega en forma cruda y terminante: Kodak dejará de fabricar cámaras digitales dentro de los próximos meses. La compañía, actualmente al borde de la bancarrota, también dejará de fabricar las cámaras de video de bolsillo y marcos de fotos como una medida de reducción de costos. En su lugar, se busca dar licencias propias a otros fabricantes que deseen vender cámaras con la marca Kodak. El cierre del negocio tendrá un costo de alrededor de 30 millones de dólares, principalmente por indemnizaciones a los trabajadores despedidos, pero también significará un ahorro de alrededor de 100 millones de dólares por año en gastos de operación. Todas las garantías de los productos serán respetadas.

Hubo un estallido de nostalgia hace un par de años, cuando la compañía anunció que dejaba de fabricar su famosa película en color Kodachrome, pero el anuncio de hoy, de que uno de los pioneros de la fotografía está dejando el negocio no deja de ser triste.
La desaparición de esta empresa -si es que no ocurre un milagro- no nos tomará por sorpresa. Pero debemos reconocer que la vinculación de Kodak con la actividad fotográfica como la conocíamos hace no muchos años, finalmente se ha roto.

0
  Notas relacionadas

Añadir un comentario